5 Días en París: Parte IV

Día 3: Museo de Louvre – Jardín de las Tullerías – Plaza Concordia – Ópera – Plaza Vendôme

Visita el Museo de Louvre, el más visitado del mundo (Estación Palais Royal – Musée du Louvre. Vas a llegar al Carrousel du Louvre, un centro comercial subterráneo donde está la pirámide invertida). Te recomiendo que vayas temprano y que busques una entrada lateral; la que está en frente de la pirámide de cristal (construida en 1989) es la que tiene más cola. No te pierdas la famosa Mona Lisa, la Victoria de Samotracia y la Venus de Milo. Visita también la galería egipcia, la griega y la romana (Tickets en: http://www.louvre.fr/en/online-tickets).

El Louvre fue residencia de los reyes de Francia hasta la construcción de Versalles. Inicialmente fue un castillo medieval construido en el siglo XII; éste fue demolido para construir, a lo largo de los años, el palacio que conocemos hoy. En 1793 se transforma en museo, el primero abierto al público en general.

Dato curioso: ¡Las bases del antiguo castillo aún se conservan! Puedes verlas en el sótano, donde también hay una maqueta del castillo original.

Al terminar la visita cruza a la derecha (con el Louvre de espaldas), sigue recto hasta que la calle se divida en dos y cruza a la derecha en la Rue Saint-Honoré. Busca una entrada a mano izquierda, vas a ver uno de los sitios curiosos de París: un patio con varias columnas que dan la impresión de ser un juego de ajedrez gigante, las columnas de Buren (1986). El patio era la entrada del Palais Royal, construido en 1629 por el Cardenal de Richeleu, quien luego se lo otorgó al Rey Luis XIII. Vale la pena visitar los tranquilos jardines.

Dato curioso: A pesar de su nombre, nunca fue residencia real.

Dato histórico: En la esquina de la Rue de Valois y Rue Saint-Honoré solía encontrarse el Théàtre du “Petit Cardinal”, en donde murió Molière durante la representación del Enfermo Imaginario en 1673.

Luego de la visita, regresa hacia el Louvre y sigue hacia el Jardín de las Tullerías, el jardín más antiguo de París y el primero en ser público. Vas a ver el Arco de Triunfo de Carrousel (construido por orden de Napoleón Bonaparte entre 1806-1808 para conmemorar sus victorias militares); el primer edificio del Axe Historique de París, una línea de monumentos que va desde el Louvre hasta La Défense. Presta atención, vas a ver en línea el obelisco egipcio de la Plaza de la Concordia, el Arco de Triunfo y el Gran Arco de la Défense.

 

Continua hacia el jardín (aquí también puedes hacer un picnic), atraviésalo y vas a llegar a la Plaza de la Concordia, escenario de las ejecuciones durante la Revolución Francesa. Para ese momento era conocida como “plaza de la Revolución”, con el fin del régimen del Terror gana su nombre actual.

Tip: Antes de salir de las Tullerías está el Museo de la Orangerie, donde se encuentran las famosas Nymphéas de Monet exhibidas en una sala circular. Es un museo pequeño pero si te gusta Monet ¡no te lo pierdas! (Para más información:  http://visitparis-cultureguide.parisinfo.com/es/visitas-y-museos/museo-de-la-orangerie-paris-visita-e-122189)

Luego sigue por la Rue Royale y agarra el Boulevard de la Madeleine, camina hasta encontrar la Ópera de París o Palais Garnier (Estación Opéra), el lugar que inspiró la famosa obra “El Fantasma de la Ópera”.  Fue construida en 1875 por orden de Napoleón III (Para más información: http://www.operadeparis.fr/en/L_Opera/Palais_Garnier/PalaisGarnier.php; visita virtual en: http://www.operadeparis.fr/en/L_Opera/Palais_Garnier/visite_virtuelle.php).

Tip: Si tienes oportunidad de visitarla no te pierdas los techos pintados por Marc Chagall.

Tip: Si quieres hacer shopping, al lado de la Ópera hay unas Galerías Lafayette.

Al salir, busca en la redoma la Rue de la Paix. Sigue recto por ahí y vas a llegar a la Plaza Vendôme donde se encuentra la Columna Vendôme, construida por Napoleón I para conmemorar la Batalla de Austerlitz. Aquí también se encuentra uno de los hoteles más lujosos y famosos del mundo: el Ritz. Fundado en 1898, se convirtió en centro de operaciones alemanas durante la II Guerra Mundial. Entre sus huéspedes famosos se encuentran Coco Chanel, quien hizo del Ritz su hogar durante 30 años, y Ernest Hemingway, quien amaba tanto al hotel que ahora uno de los bares lleva su nombre.

Dato curioso: Fue el primer hotel europeo en ofrecer habitaciones con electricidad, teléfono y baño privado.

 

 

Si le das la vuelta a la cuadra (del lado del Ritz) vas a llegar a la Rue Cambon donde se encuentra el famoso edificio Número 31. Coco Chanel lo compró en 1918 y abrió la primera Casa Chanel. Actualmente continua siendo la casa matriz de la marca.

Tip: En la Rue Boissy d´Anglas está el famoso Buddha Bar (Estación Concorde). Busca el Hotel de Crillon en una esquina de la Plaza de la Concordia y cruza en la calle justo a la izquierda del hotel (Página web: http://www.buddhabar.com/)

Tip: En la Rue Royale está el Maxim´s (Estación Concorde) uno de los restaurants más famosos de la ciudad y joya del art nouveau. Inaugurado en 1898, se convierte en un lugar apreciado en la “belle époque” y pasa a ser monumento histórico en 1979. Jean Cocteau, Marcel Proust, Aristóteles Onassis y Greta Garbo son algunas de las personalidades que cenaron ahí. Tal vez lo reconozcas por la película Midnight in Paris (Página web: http://www.maxims-de-paris.com/p2us.htm).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s